Pabellón M - Av. Benito Juárez #1102, Piso 5

Pabellón M - Av. Benito Juárez #1102, Piso 5

El futuro de la Industria: ¿lujo o sostenibilidad?

El futuro de la Industria: ¿lujo o sostenibilidad?

¿Hasta dónde puede llegar una experiencia lejos de las conglomeraciones de personas? ¿Qué tal un safari, con un campamento propio o un yate privado lejos de hoteles y otros turistas?

Esto es muy diferente al turismo masivo, el cual necesitará más tiempo para recuperarse. Si fuera por los gobiernos de países europeos, el turismo masivo podría desaparecer. Han aprovechado la pandemia y el dinero del fondo de recuperación europeo para re-posicionar su oferta turística hacia una clase más alta, que gasta más y se queda más tiempo.

Esta estrategia es parte de un plan general para hacer el turismo más sostenible y luchar contra el "overtourism" al que se enfrentaron en el pasado ciudades como Barcelona o Venecia. Si resulta exitosa, esta transformación sería una de las consecuencias permanentes del COVID-19 para el sector turístico.

El turismo de lujo es conocido por poner más énfasis en la experiencia local. Antes de la pandemia, los viajes de tipo "slow travel" ya estaban creciendo y han recibido un impulso por la crisis. Este concepto excluye las visitas rápidas "imperdibles" y tiende a sumergir a los visitantes en un lugar para capturar su "autenticidad" a través de encuentros y experiencias, lo que tiene el beneficio práctico de reducir los viajes y el riesgo de contaminación.

También se debe a un cambio de mentalidad después de períodos de encierro, dicen los observadores del mercado. La pandemia nos ha hecho pensar en nuestros objetivos personales, incluidos los viajes, y nos ha llevado a prestar atención a nuestra salud física y mental. La reducción de las emisiones de CO₂ durante el confinamiento ha llevado a prestar atención al medio ambiente y la sostenibilidad.

Pero un tipo de turismo más consciente todavía no está implementado completamente. Más lento, más meditativo, más saludable (deportes, fitness, spa), enfocado en los pasatiempos descubiertos durante el encierro. Los hoteles pueden ofrecer estas actividades, incluidas experiencias "locales"; un paseo en camello a la luz de la luna en las áreas no contaminadas del hotel, como ofrece el Ritz-Carlton cerca de Dubai.

Otra tendencia son las "vacaciones de trabajo". Una fórmula que nació gracias al trabajo remoto que se convirtió en la norma durante la pandemia y puede seguirse implementando. ¿Por qué no pasar un mes o más en una villa u hotel y trabajar desde casa mientras disfrutas del ambiente local? Solo o en familia. Algunos hoteles están aprovechando esta ola al proporcionar espacios de trabajo y una conexión Wi-Fi segura.

Finalmente, algunas personas están extendiendo sus vacaciones gracias a la flexibilidad en las aerolíneas y la eliminación de las tarifas por posponer un vuelo. Los viajes en automóvil también están aumentando. Si bien es por el peligro del COVID-19 en el transporte público, también es porque cada vez más consumidores se han comprado un coche tras trasladarse de la ciudad a las afueras. Esto podría poner a las ciudades menos pobladas en el radar turístico a expensas de las megaciudades y sus supuestos focos de infección.

El sector del turismo "regenerativo" también espera un impulso del coronavirus. Si bien el turismo sostenible garantiza que los destinos no sufran más daños, el turismo regenerativo va un paso más allá al garantizar que los turistas se vayan del destino dejándolo en mejores condiciones que cuando llegaron. Mientras la economía continue en restablecimiento, viajaremos local y lento; en coche, en tren, en bicicleta. Pero, ¿continuará esta tendencia cuando se vuelvan a abrir las fronteras?

Para leer el artículo original, haz click aquí.

Fuente: Tourism Review News